Seguridad Social y deudas: ¿Cómo acabar con ellas?

Al contrario de lo que en un primer momento nos pueda llegar a parecer, el pago de las deudas en la SS no solo hace referencia a entregar el dinero que podamos tener pendiente y es que, según se establece mediante el Real Decreto 1415/2004 (Reglamento General de Recaudación de la Seguridad Social), este acto también implicará una determinada serie de condiciones para que la deuda se pueda considerar como liquidada, logrando así que el deudor quede libre de la misma.

De lo contrario, es posible que se sigan recibiendo notificaciones, incluso que hasta se incrementen los intereses de una deuda satisfecha.

¿Qué requisitos se deben de cubrir para pagar las deudas contraídas con la Seguridad Social?

Deudor: Lo primero que tenemos que saber es que el pago de las deudas que se han contraído con la SS debe de ser efectuado por el responsable o por los responsables de las mismas. También puede ser un trámite que se gestione por los administradores de los bienes de la entidad o de los negocios que se hayan intervenido. Además, las deudas pueden ser satisfechas por cualquier persona que pueda ser considerada adecuada, aunque no sea responsable.

Ahora bien, en este último caso hay que considerar que el hecho de que se haga frente al pago de una deuda no convierte a nadie en el responsable principal de la misma en la Seguridad Social.

Pago: El pago se podrá llevar a cabo directamente en los diferentes órganos de la Tesorería General de la SS, o bien mediante los colaboradores que se hayan habilitado para ello. En el caso de que el pago no se lleve a cabo de la forma establecida, el pago será como si no hubiera tenido efecto, por lo que desde la Seguridad Social nos indican que en ningún caso se van a hacer responsables de los mismos.

Efecto: El pago será considerado como efectuado, liberando al deudor de cualquier obligación, en el momento en el que se haya liquidado por completo la deuda, según los requisitos que ya hemos comentado con anterioridad. A la hora de calcular la deuda total se tendrá que considerar cualquier compensación o deducción a la que el deudor pueda tener acceso, así como los términos que se hayan previsto en el reglamento.

Si estamos hablando de deudas relacionadas por accidentes laborales, por enfermedades profesionales o por contingencias comunes, el pago no se podrá separar en ningún caso.

Reclamaciones judiciales: Si la reclamación de la deuda estuviera en vía ejecutiva, a la totalidad de la misma se le tendrán que restar todas aquellas cuotas que ya hayan sido satisfechas, además de aquellas que la Administración haya obtenido a modo de embargo.

Modo de pago: La Seguridad Social ofrece diferentes métodos de pago para que el usuario pueda elegir el que más le convenga en cada caso. Por ejemplo, podrá presentarse directamente en una delegación física y hacer el pago, bien con tarjeta, o bien con pago en metálico.

A través de Internet se podrá fortalecer el pago por tarjeta o a través de la plataforma bancaria (siempre y cuando se encuentre en el listado de las permitidas por la entidad).

Recargos por impago de deudas en la SS

Hay que tener una cosa bien clara y es que las deudas que son reclamadas tendrán un importe mucho mayor que el que tenían en el momento en el que se dejó de pagar y esto es debido a la acumulación de intereses que se han ido sumando de manera progresiva. De esta manera, los cargos que se van aplicando en las deudas de la SS son estos.

  • Si el retraso del pago de la deuda es de un mes, se sumará un 3% del importe.
  • En el caso de que el plazo sea de dos meses, se incrementará un 5%.
  • Si el retraso fuera de 3 meses, la cuantía a pagar se incrementará en un 10%.
  • Se aplicará un 20% en aquellos retrasos que sean mayores a los 3 meses.

Vamos a poner un ejemplo para que se pueda entender mejor el funcionamiento de estos recargos: supongamos que un autónomo no ha pagado sus cotizaciones a la SS en los últimos 4 meses, y que se está beneficiando de la tarifa plana de 50€ al mes. En este caso la deuda ascenderá a 200€. En un primer momento podemos pensar que con 200€ quedará libre de cualquier compromiso, pero nada más lejos.

De la última cuota tendrá que hacer un pago de 1,5€, por la penúltima de 2,5€, de 5€ por la antepenúltima, así como de 10€ por la primera que no pagó. Si lo sumamos todo, el resultado es de 219€; es decir, que los intereses de no haber pagado la deuda a tiempo serán de 19€. Con esto queda claro que cuanto más tiempo tardemos en pagar la deuda, más grande se acabará haciendo.

¿Y si no pagamos las deudas a la Seguridad Social?

Pagar pagaremos, aunque puede ser más tarde que más temprano. Será entonces cuando se procederá con la fase ejecutiva, que tiene la capacidad de hacer embargos sobre el patrimonio del deudor. De forma paralela, desde la TSGG se pueden incluir los datos en un fichero de morosos (que se llama FIJ; siglas de Ficheros de Incidencias Judiciales), una especie de ASNEF pero tan sólo reservado para las administraciones públicas.

Estas deudas tienen tanto poder que en el caso de que el deudor fallezca, tendrán que ser los herederos quienes tendrán que hacer frente a las mismas (siempre y cuando acepten la herencia).

¿Prescriben en algún momento?

La obligación a pagar una deuda de la SS, el incremento por recargos, así como todo lo que se relacione con este caso prescribirá en el momento en el que hayan pasado 4 años desde el momento en el que se marca para poder ser ingresada.

Sin embargo, muy probablemente antes de que esto pase, te embargarán la cuenta y así se satisfará la deuda.

Paga las deudas con la SS a tiempo y evitarás problemas mucho mayores.